FORSKOLINA: UN ESTIMULANTE DE LA TESTOSTERONA

Active Body Nutritions

Active Body Nutritions

Blog posts regularly on health news and important topics

FORSKOLINA: UN ESTIMULANTE DE LA TESTOSTERONA

Uno de los asuntos más controvertidos en la suplementación deportiva son los “potenciadores de testosterona”. En parte, porque cualquier cosa que mencione la palabra “testosterona” en estos días es casi por definición un tabú en nuestra cultura, dada la forma en que los medios han demonizado esta hormona a lo largo de los años.

No ayuda que haya habido una serie interminable de acusaciones contra empresas de suplementos sobre productos que contenían ingredientes que no indicados en la etiqueta. Cada vez que se acercan los Juegos Olímpicos, un gran número de atletas de élite quedan suspendidos debido a los test antidopaje, y una y otra vez vemos a esos atletas acusando a los suplementos, afirmando que “contenía algo que me hizo dar positivo en la prueba”.

Hemos visto ir y venir a las prohormonas: el juego del gato y el ratón entre fabricantes de suplementos ha estado en marcha desde al menos 2005, con cada nuevo producto logrando esquivar las definiciones legales, solo para ser prohibido al año siguiente- y ahora estamos viendo la categoría de ambos SARM, así como péptidos, siendo el blanco de la FDA y el gobierno de los Estados Unidos.

Parece que casi cualquier producto que afirme ayudar a aumentar la testosterona, o ayudar a desarrollar músculo, está dirigido, y pronto podría ser prohibido.

Afortunadamente, hay al menos una excepción a la lista, una que, al parecer, la FDA probablemente nunca tendrá como objetivo, y otra que funciona muy bien a la hora de aumentar los niveles naturales de testosterona.

La forskolina proviene de la planta de Indeus Coleus, y es completamente natural. Se ha utilizado como hierba medicinal durante siglos, muchas veces para ayudar a paliar los síntomas de enfermedades como el asma. Recientemente se ha comprobado clínicamente su efecto en la ayuda a la pérdida de grasa y, lo que es más importante, aumentar los niveles naturales de testosterona.

Mientras que la mayoría de los potenciadores de testosterona trabajan para cerrar el HPTA (eje hipotálamo-hipófisis-testículo), cerrando o reduciendo la producción natural de testosterona, la forskolina no tiene ese tipo de acción, dejando intactos los niveles naturales de testosterona, siendo por tanto una alternativa perfecta para aquellas personas que no buscan utilizar compuestos ilegales en su objetivo de obtener un mayor crecimiento muscular.

Lo que muchos no entienden sobre el ejercicio y la construcción muscular, incluso con un entrenamiento y dieta idóneos, es que si sus hormonas no están en niveles óptimos (concretamente, si la testosterona es demasiado baja), entonces será imposible construir músculo.

Por supuesto, viviendo en la sociedad actual con alto nivel de estrés diario, junto con el hecho de la disminución de la calidad de los alimentos que consumimos debido a la agricultura masiva y, lo que es peor, la inclusión de “fast food” o comida basura, afecta a nuestro organismo, haciendo que los hombres tengan niveles de testosterona cada vez más y más bajos.

En ese sentido, la forskolina funciona como una póliza de seguro de excelencia al comenzar con una nueva rutina de ejercicios, asegurando que los niveles naturales de testosterona se encuentren en un rango óptimo, lo que permite desarrollar músculo más rápidamente y de forma más consistente.

Y más allá de eso, tener unos niveles de testosterona dentro del rango normal recomedado significa:

-Más energía general durante todo el día

-Buena libido

-Más confianza

-Una reducción de tiempo para perder grasa corporal

Dado que el gobierno está dispuesto a prohibir  todos los productos que influyen positivamente en la composición corporal de la masa muscular, la forskolina se está convirtiendo rápidamente en una perfecta alternativa recomendad por los entrenadores personales para sus clientes, para ayudarles a obtener el máximo provecho de su ejercicio y programas de nutrición.

David A. Johnston